BlogFilosofíaFilosofía de vida

Quiero ser realmente el conductor de mi vida

Conducir, esa palabra nos lleva a pensar en el contexto de conducir un vehículo; pero no es tan diferente. Pensemos, ¿qué hace un conductor (independientemente cual sea el medio de transporte)? Lleva el mando, no delega funciones que solamente le competen a él, entiende que distraerse por un segundo de su objetivo puede ser mortal, pero lo más importante, el conductor sabe hacia dónde se dirige. Solo al saber su dirección puede establecer las rutas que debe tomar y que mejor le convengan.  

conductor

Solo al saber su dirección puede establecer las rutas que debe tomar y que mejor le convengan. Luisana Aláez

Nuestra vida no es un juego, desaprovechar el momento presente puede pesarnos el día de mañana. Llega un momento en nuestra historia  en que las riendas de tu vida ya no dependen ni de tus padres, tutores, o personas a cargo; solamente depende de ti. Y es justo en ese momento donde entiendes tu responsabilidad y debes hacerte cargo de ella.

Piensa detenidamente en estas preguntas que indicarán si estás llevando el control de tu vida, si eres un buen conductor de ella:

  • ¿Sabes lo que quieres? ¿Tienes un propósito?
  • ¿Has descubierto cuál es la mejor manera de lograr esos objetivos de vida?
  • ¿Te victimizas o te haces responsable de las consecuencias de tus actos?
  • ¿Eres consciente de los asuntos de tu vida que merecen atención, quizás algún cambio que debas realizar? (Siempre hay cosas por mejorar)
  • ¿Defiendes tus principios por encima de lo que puedan pensar las demás personas al respecto?

Si no tienes la respuesta a algunas de éstas preguntas, tranquilo. Lo primero es estar consciente de ello. Muchas personas pasan toda tu vida sin descubrir por y para qué están aquí; precisamente eso es lo que no queremos que suceda contigo. Cuanto antes analices tu vida tendrás más posibilidades de tomar las decisiones que te acerquen a dónde quieres llegar.

Toma un tiempo para ti y analiza los siguientes aspectos que te ayudarán a tomar las riendas de tu vida:

  • Descúbrete: el autoconocimiento es la base de tu propia felicidad. Dedícate a conocerte, a ser tu mejor amigo, de esta manera no le darás a nadie más la responsabilidad de decidir por ti, puesto que antes que alguien quiera dar su opinión ya tú sabrás qué es lo que más te conviene, podrás escuchar algún consejo, pero no te dejarás llevar por nadie más, recuerda que cada vida es diferente.
  • No te compares: todos estamos dotados de fortalezas diferentes, aprovéchate de ellas y utilízalas a tu favor. No compares tu vida con la de alguien más. No olvides que un conductor si está pendiente de ver cómo conduce otro podría cometer grandes errores.
  • Aprovecha el tiempo: el tiempo es el regalo que se nos concedió junto con la vida. No lo desperdicies. Procura que lo que estés haciendo hoy te lleve al lugar donde desees estar mañana.

Hoy es un buen momento para pensar seriamente qué estás haciendo con tu vida. No lo dejes para mañana. Siempre hay algo que podemos hacer, que podemos cambiar; por muy pequeño que parezca, la vida se trata de eso, de ir subiendo peldaños que te llevarán a la cúspide.

Ahora solo te queda disfrutar del camino querido conductor.

El tiempo es el regalo que se nos concedió junto con la vida. No lo desperdicies. Procura que lo que estés haciendo hoy te lleve al lugar donde desees estar mañana.Luisana Aláez

[Total: 1   Promedio: 5/5]
Mostrar más

Luisana Aláez

Lectora de pensamientos más que de letras... Escritora, amante de plasmar y compartir mis ideales y experiencias de vida. Coach Motivacional ---> Siempre en formación. Lema de vida: el tiempo es VIDA, ¡aprovéchalo!

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close