BlogFilosofíaFilosofía de vida

¿Por qué motivos nos cuesta tanto perdonar?

El significado más apropiado y completo de lo que es el perdón es: dejar atrás, superar y continuar sin rencores y sin querer venganza. El perdón no es una simple palabra que se le expresa a una persona para liberarla de alguna ofensa que nos hizo. El perdón ni siquiera envuelve a la otra persona, es un acto completamente individual. ¿Cómo es posible esto?

perdonar desde el corazón

Pues sí, cuando perdonas muchas veces ni siquiera necesitas expresarlo, y aunque puede que en ocasiones nos cueste asimilarlo, la persona que más se beneficia del perdón es quien internamente decide perdonar y no el que recibe el perdón.

La persona que más se beneficia del perdón es quien internamente decide perdonar y no el que recibe el perdón.Luisana Aláez

Cuando alguien nos ha causado una gran herida, perdonar de corazón no es del todo fácil y mucho menos rápido. Es todo un proceso. No es fácil ya que cuando se nos hiere brotan de nosotros sentimientos totalmente humanos y normales como dolor, ira, rencor, tristeza; y esas emociones obviamente no facilitan para nada generar el verdadero perdón, es por ello que decimos que es un proceso. Cuando se nos ofende o hiere, es natural querer que esa persona también sufra, querer que pague por el daño causado, no te sientas mal si llegas a sentirte así, es una reacción normal de una persona que ha sido maltratada y abusada en cualquiera de sus formas, lo importante es que entiendas que ese sentimiento debe terminar en algún momento, no puedes estancarte aquí puesto que te generará incluso más daño que el error inicial.

Duda de quién otorga un perdón rápidamente, y si eres tú el que debes perdonar tampoco creas que lo harás de la noche a la mañana.

¿Por qué cuesta tanto y por qué es todo un proceso? Porque perdonar implica:

  • No desear el mal: la parte más bonita del perdón es cuando incluso teniendo la oportunidad de tomar venganza decidimos no ser igual que la persona que nos hirió y preferimos tomar otro camino, el camino del perdón. Alegrarnos con las desgracias de otras personas incluso de quienes nos han hecho algún daño, nos convierte en seres iguales a ellos.
  • Dejar ir el rencor: sabes realmente que has perdonado cuando al recordar lo sucedido, ya no sientes dolor. En tu corazón has dejado atrás a esa persona y el mal recuerdo. Incluso muchas veces llegamos a agradecer internamente lo sucedido pues debido a lo que en algún momento nos hicieron, conocimos nuestra parte valiente y poderosa, incluso nuestra nobleza, y entendimos que aunque no nos guste en el momento luego de un tiempo comprendemos que todo pasa para mejor.
  • Reconocer: perdonar también implica reconocer si nosotros también tuvimos parte de responsabilidad en lo sucedido. Buscar la lección que envuelve cada dolor. Por ejemplo, si se nos traicionó, es bueno saber qué tratos ya no debemos permitir, si alguien nos mintió, aprendemos a ser personas más precavidas, y así con cada error. Siempre hay algo que aprender, y perdonar de corazón implica asimilar desde el amor propio y no desde el dolor por qué pasó lo que pasó, entenderlo nos hace crecer y aumenta nuestro amor propio.

Siempre a lo largo de nuestra vida mientras nos relacionamos con los demás, tendremos que perdonar más de una vez, así como también a otros les tocará perdonarnos, pues somos propensos a equivocarnos y a herir a otros.

Recuerda que al perdonar te beneficias tú. Es un regalo que tú mismo te das y la paz de perdonar de corazón es un tesoro incalculable. Continuar por la vida sin rencores ni cargas innecesarias te eleva y abre tus caminos.

Te invito a que lo experimentes.

Al perdonar te beneficias tú. Es un regalo que tú mismo te das. La paz de perdonar de corazón es un tesoro incalculable; continuar por la vida sin rencores ni cargas innecesarias te eleva y abre tus caminos.
Luisana Aláez

[Total:2    Promedio:5/5]
Show More

Luisana Aláez

Lectora de pensamientos más que de letras... Escritora, amante de plasmar y compartir mis ideales y experiencias de vida. Coach Motivacional ---> Siempre en formación. Lema de vida: el tiempo es VIDA, ¡aprovéchalo!

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close