BlogFilosofíaFilosofía de vida

El poder de cerrar la boca

Seguro que alguna vez, navegando en Facebook o Instagram, te has encontrado con historias muy personales, a la vista de miles y millones de personas (mayormente, desconocidos y oportunistas). O que en una conversación, alguien comience a contar cada uno de sus fracasos financieros, o cómo no ha podido superar una ruptura.

Lo privado ya pasó de moda, y quien no es “abierto a conversar”, es tachado de antisocial.

cerrar la boca

La discreción no tiene recompensas a corto plazo. Nadie anda por ahí felicitando al que dice sólo lo apropiado o habla poco. En cambio, los reservados invierten en su calidad de vida, con muchos beneficios a largo plazo:

Son pacientes y menos dependientes.

Las redes sociales moldean nuestras mentes para buscar atención constante. Nos enfermamos, nos vamos de vacaciones, y lo publicamos. Si no tenemos likes en poco tiempo, nos sentimos invisibles.

Aquel que controla lo que comparte por la web, le da valor propio a sus logros. Tiene la certeza de que mejorándose a sí mismo, mejora la vida de los demás. Entiende que sólo quien está en las malas, merece estar en las buenas.

Son confiables.

El mundo es muy duro.

Muchos amamos a quien sólo nos quiere, y a veces ni siquiera queremos a quien nos ama; tenemos amigos que son hermanos y enemigos metidos en la casa. Con el tiempo y los tropiezos, aprendemos a callar ciertas cosas.

Pero todos tenemos preocupaciones, y no nos desahogamos con alguien para estar de boca en boca. Quien es reservado sabe que hay temas que no se tratan con cualquiera.

Tienen el verdadero poder y control de sí mismos.

Las palabras condenan o liberan; construyen o destruyen. Son el acertijo, la medicina y el arma blanca más vieja del mundo. Si bien somos lo que hacemos, lo que decimos muestra parte de nuestro interior.

Lo que decimos es parte de nuestra vida, que se hace pública para los demás. Cada uno es responsable de decidir, cuánto debe y merece saber cada persona de nosotros. Cindy Arias

Son muy interesantes.

Tanta conexión por todas partes puede quitarle sabor a la vida. Estamos cambiando momentos por crear, con personas por conocer de verdad; por fachadas que poco o nada nos dicen de los demás.

Quien es discreto, se permite mostrarse al mundo de forma natural: por capas y por etapas. Guarda su magia y la alimenta. Quien no controla lo que dice, puede mostrar demasiado a quien no merece ver ni un poco de lo que lleva dentro. Termina el truco antes de que el show siquiera inicie.

En resumen, el camino a la discreción puede volvernos más. Más saludables para nosotros y los otros. Más conscientes del orden natural de las cosas. Más poderosos.

Más, en medio de tanto menos y demás.

¿Cuánto de ti estás guardando, para las personas que la vida te ha regalado?

Quien es discreto, se permite mostrarse al mundo de forma natural: por capas y por etapas. Guarda su magia y la alimenta.
Cindy Arias

[Total:3    Promedio:5/5]
Show More

Cindy Arias

Curiosa y viajera de corazón. Amante de las pláticas profundas y las diferentes formas de ver la vida. Defensora del cambio constante. Pequeña empresaria y artesana (Euphoria Crafts).

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close