BlogMundo actualTrending

Un crimen llamado educación

¿A qué punto hemos llegado?, ¿cómo podemos consentir seguir con un sistema creado en 1840?, ¿tiene algo que ver el concepto de “excelencia” con el concepto de “memorización”?, ¿en qué momento las universidades han perdido su valor?, ¿qué sensaciones tienes/tenías cuando acudes/acudías a tu centro educativo?, y por último, ¿es una utopía aprender disfrutando de ello?

“Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo.”

Me parece necesario destacar la frase de Benjamin Franklin citada arriba, ya que, se esconde tras ella, un mensaje que debería ser aprehendido y aplicado por la sociedad en todo su conjunto.

En primer lugar, me gustaría empezar hablando de la ilusa creencia fuertemente arraigada en las sociedades actuales que enlazan o unen conceptos que para mí no guardan ningún tipo de relación: la tan ansiada “excelencia educativa”, por un lado; y por otro, la memorización de datos, fechas y conceptos.

agobio educativo

La relación memoria-excelencia

Todavía muchos docentes hoy en día, relacionan el estudio con el esfuerzo y el sufrimiento, y no con el esfuerzo y el gozo. Por ello, actualmente,  la mayoría de los centros educativos utilizan un sistema de evaluación dónde se premia a los alumnos que son capaces de recitar lo que el profesor les ha enseñado (muchas veces sin entender lo que se está diciendo, matando con ello cualquier capacidad creativa por parte del alumno), cuando lo que debería premiarse es todo lo contrario: la capacidad de aprender de manera autónoma, la capacidad de producir el propio aprendizaje y de ser capaz de aplicarlo en problemas reales de nuestro día a día.

Con todo ello, lo único que se consigue es, convertir a los centros educativos en lugares donde se va a aprobar y no a aprender; lugares dónde el sentimiento predominante dentro de los centros es la presión, el miedo y los nervios; cuando deberían ser lugares dónde se incitara a pensar y crear nuevas ideas, dónde realmente sintieras que estás aprovechando tu tiempo ya que lo que estás aprendiendo debería ser útil para tu persona del futuro, es decir, un lugar que te hiciera crecer cómo persona. Pero bueno, esa es simplemente la expectativa que todos tuvimos en su momento, una expectativa que ha ido desvaneciéndose con el paso de los años al ver la inmovilidad tanto por parte del estado cómo por parte de los docentes cómo por parte de la pasividad de los alumnos.

La tarea del educador moderno no es talar selvas, sino regar desiertos.C. Lewis

crimen educativo
En segundo lugar, otro pilar a cambiar fundamental en los sistemas educativos actuales es el hecho de pensar que los centros educativos solo son lugares de alfabetización. El origen de la educación se encuentra en las sociedades industriales del siglo XIX, una época dónde a penas existían personas con estudios, por lo tanto, era una necesidad primordial que se debía satisfacer en su momento.

Ahora, la pregunta es: ¿es útil para las sociedades tecnológicas y de la información este tipo de educación?  La escuela puede y debe trabajar con datos, pero también con valores; debe enseñar a resolver ecuaciones, pero también conflictos de convivencia; debe enseñar a hacer, pero también debe enseñar a ser.

El aprendizaje significativo

No es un hecho sorprendente que numerosos estudios demuestren la gran relación que existe entre un aprendizaje significativo y la emoción de las personas, es decir, el hecho de asimilar conceptos con la capacidad de satisfacer la curiosidad de los alumnos, con la satisfacción que comporta el hecho de aprender.

motivación educación

Por último, el hecho de que los sistemas educativos dependan de los cambios políticos provoca que se desencadenen reformas de las leyes educativas que tienen como principal consecuencia planes de estudio inabarcables y cambios metodológicos sin sentido que, además, casi nunca van acompañados de la formación necesaria para los docentes. Todo ello comporta que los docentes deban ajustarse tanto a un temario cómo a un tiempo determinado (matando con ello cualquier capacidad creativa de los mismos).

En conclusión, tomar acción para cambiar este inútil sistema educativo, no es ya simplemente una necesidad, es toda una obligación.

educación

No podemos seguir viviendo bajo un sistema dónde se prepara a las personas para almacenar información cómo si de robots se tratase, aniquilando con ello cualquier espíritu crítico. Ya que te quedas perplejo al ver lo que produce este sistema educativo: un rebaño de ovejas mentalmente controladas, guiadas por un pastor que probablemente no les lleve al mejor campo de cultivo.

Abramos los ojos.

Vivimos bajo un sistema dónde se prepara a las personas para almacenar información cómo si de robots se tratase, aniquilando con ello, cualquier espíritu crítico.Crístofer Calzada

[Total:2    Promedio:5/5]
Show More

Crístofer Calzada

Apasionado por la vida. Curioso por naturaleza. Ambicioso hasta morir. Docente por vocación. Escritor por placer.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close